Escuela Imprenta: Un proyecto de RSC abierto a las empresas gráficas

15 septiembre 2019

La idea surgió hace unos 5 años y casi por casualidad, cuando Josep Amat, jefe de digitalización de Vanguard Gràfic y que por aquel entonces trabajaba en Arts Gràfiques Orient, les dio a sus hijas de 9 y 10 años un material sobrante de la imprenta para que decoraran su escuela en Navidad.

Aquellos retazos de papel metalizado que las pequeñas llevaron al colegio fue el punto de partida de un proyecto de RSC que Josep explicó durante el pasado Graphispag con grandes dosis de ilusión e implicación. El objetivo: conseguir que otras empresas de artes gráficas se sumen a esta iniciativa, cediendo material sobrante a centros escolares para que lo reutilicen en talleres y actividades educativas.

La sorpresa de Josep Amat al ver lo que había conseguido hacer la escuela de sus hijas con aquel papel le llevó a empezar a pensar en grande. Si podían acumular durante todo un año el material sobrante, que a priori ya había cumplido su función, cada vez más centros educativos podrían beneficiarse de esta reutilización.

"Fue una mancha de aceite que se fue extendiendo sin hacer ningún tipo de publicidad", explica Amat. En aquella época, cuando la empresa era Arts Gràfiques Orient, estaban en L'Hospitalet, y la entrega de material la plantearon en un inicio para las escuelas del área de influencia de la zona, colaborando con 2-3 escuelas del barrio. Actualmente, integrados en Vanguard Gràfic y con sede en Sant Adrià de Besòs, han extendido el proyecto a toda Cataluña y, por su parte, están dispuestos a hacerlo todavía más grande si consiguen el apoyo necesario de otras imprentas que se quieran sumar al proyecto.
 

Imagen cedida por Vanguard Gràfic
 

Idea sencilla y escalable

La idea es convertir a Vanguard Gràfic en una especie de Hub, es decir, el centro neurálgico donde se recoge el material de diferentes imprentas y otros proveedores. Actualmente están proporcionando material a unas 250 escuelas repartidas por diferentes puntos de Cataluña. "Nuestro soporte natural es el papel pero nuestro objetivo es que otros profesionales, junto con todas las imprentas que lo deseen, se ofrezcan para darnos material sobrante", comenta Amat, para quien cualquier tipo de material puede ser susceptible de interesar a los centros escolares, desde troqueladores que aportan cartones hasta otras especialidades que entregan medidores para los laboratorios de las escuelas participantes.

La mayor parte de material se dona a los cursos de infantil y primaria, donde se concentran más talleres de manualidades y plástica, aunque también hay institutos de secundaria que se han adherido a la iniciativa, especialmente los que están más focalizados en el bachillerato artístico así como centros con niños que sufren algún tipo de discapacidad. Amat también recuerda algunos casos especialmente llamativos, como el de la escuela industrial, que hizo un taller de joyas con papel, o el acuerdo al que han llegado recientemente con la Fundación Miró, a los que proporcionarán material para que la entidad lleve a cabo diversos talleres con las escuelas.
 

Imagen cedida por Vanguard Gràfic


Larga vida al segundo uso

El portavoz de Vanguard Gràfic lo tiene claro: "la lección que aprenden los niños es que el segundo uso y el cuidado de las cosas es una manera de reutilizar y alargar la vida útil de utensilios y otros objetos cotidianos. Es importante que se conciencien en este sentido y más en un mundo donde la inmediatez y el concepto de usar y tirar está a la orden del día". Amat también implica al sector gráfico en este compromiso con el reciclaje y la reutilización. "Desde el mundo de la imprenta, somos los primeros que nos debemos poner al frente de esta filosofía y del compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente, ya que somos actores principales y no nos podemos quedar al margen y dejarlo en manos de la administración". "Tenemos que dar ejemplo y convertirnos en la punta de lanza a la hora de implementar buenas prácticas en materia de reciclaje y reutilización", concluye Amat.

En este sentido, el responsable de la iniciativa también destaca la situación compleja que viven algunas escuelas por la falta de recursos y la ayuda y apoyo que les supone disponer de este material para poder llevar a cabo talleres y otras actividades con los escolares. Para Amat, lo que hace falta realmente es la implicación de un mayor número de imprentas y empresas del sector gráfico: "no tiene sentido que una escuela de Artés tenga que venir a las instalaciones de Vanguard Gràfic a recoger material". El objetivo es que la empresa sea un punto de conexión entre proveedores de proximidad y centros educativos pero el creador de la iniciativa percibe falta de voluntad de las imprentas en general a la hora de implicarse en un proyecto de estas características.

A pesar de la dificultad que están teniendo para conseguir más colaboradores, Amat no cesa en su empeño de seguir con Escuela Imprenta, de dedicarle horas y esfuerzo y hacerla más grande en la medida en que puedan. "Nos llegan muestras de agradecimiento de parte de escuelas, asociaciones de padres y otras instituciones", explica el creador del proyecto, "y eso recompensa con creces cualquier dificultad que podamos encontrarnos por el camino", concluye.

 

¿Qué tiene que hacer una escuela para sumarse a la iniciativa?

1. Es muy sencillo: darse de alta en la web escolaimprempta.com

2. Vanguard Gràfic va acumulando todo el material sobrante de su actividad durante unos 2-3 meses, lo deposita en un espacio ad hoc en sus instalaciones y recoge, a su vez, el material de otros proveedores que participan en el proyecto.

3. Cuando la imprenta tiene material suficiente, envía un comunicado a las escuelas, informándoles del día que se va a proceder a la entrega de material.

4. Las escuelas van a las instalaciones de Vanguard Gràfic a recoger el material sin ningún coste y sólo se les pide a cambio que envíen fotografías de los talleres y trabajos en los que han reutilizado el material.
 

Imagen cedida por Vanguard Gràfic

 

Cristina Benavides, colaboradora de Graphispag